Skip to content


Descripción del caso – Hechos

El 15 de enero de 1999 era un día soleado, con óptimas condiciones climáticas y excelente visibilidad en el Río de La Plata.

Sin embargo, el buque Sea Paraná y el buque Estrella Pampeana chocaron frente a las costas de Magdalena, Argentina, un pueblo de aproximadamente 8.000 habitantes, derramando 5. 400.000 litros de petróleo crudo.
 
Durante 2 días el petróleo estuvo a la deriva sin que se lo recolectara. Al anochecer del segundo día una tormenta provocó que el petróleo llegara hasta la costa de Magdalena.

Los habitantes del pueblo se metieron en el agua empetrolada para, junto a los pocos operarios que envió la empresa Shell –dueña del petróleo– salvar la costa y las aves empetroladas.

De aquella forma se generó el más grande derrame de petróleo en agua dulce en la historia de la humanidad.

La Municipalidad y algunos grupos de habitantes iniciaron juicios contra Shell. Cuestiones de jurisdicción y diversos aspectos procesales demoran una decisión de la justicia.

Sin embargo, en 2003 un Juez Federal condenó a Shell a remediar el ambiente porque las medidas adoptadas en el momento del derrame habían sido insuficientes e inadecuadas.

Muchos de los habitantes del pueblo que eran menores de edad al ocurrir el derrame hoy son mayores y han formado sus familias, esperando aún que la justicia responda su reclamo.

Shell decidió contratar para su pequeño grupo de saneamiento, a varios habitantes del pueblo, quienes ignoraban casi todo sobre el petróleo y desastres ambientales, y en muchos casos eran menores de edad. Varios de ellos ayudaron inocentemente a sacar petróleo con baldes, arriesgando su vida y su salud.

Muchos de ellos iniciaron reclamos contra Shell por los daños sufridos. Algunos se agruparon en un juicio que iniciaron más de 500 personas reclamando ser indemnizados y que se recomponga el medioambiente contaminado.

 
 
Se generó gran daño a la flora y a la fauna del lugar, que había sido declarado Reserva Mundial de la Biosfera por la UNESCO.

El pueblo perdió su atractivo turístico y con él su principal fuente de ingresos. Aumentó el número de enfermos de cáncer y murieron bebés recién nacidos, tal como se relata en algunas de las causas judiciales.

La contaminación generada por el petróleo y las acciones de recolección del petróleo, violaron derechos de menores y mayores.

A pesar de todo eso, la empresa Shell, dueña del petróleo, niega que exista contaminación y sostiene que el medioamiente está en óptimas condiciones.

 
ONGs como Ala Plástica, de conocida trayectoria en el campo ambiental, han denunciado que la contaminación aún perdura y que a pocos centímetros de profundidad puede encontrarse petróleo con solo hacer un pozo con la mano.

 
 

 
 

 
 

 

Share on Facebook

Posted in (1) El caso/The case.

0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Some HTML is OK

(required)

(required, but never shared)

or, reply to this post via trackback.