Skip to content


Ambientalistas reclaman a Shell el pago de 11.5 mil millones de dólares, por Daiana Magalí Martinez.

Una red de grupos ambientalistas y de derechos humanos y comunidades en la que participa Amigos de la Tierra Internacional (www.foei.org – opción en español) exigen a la empresa petrolera y gacífera Shell el pago de 11.5 mil millones de dólares para la limpieza de derrames de petróleo en las comunidades de 115 países que denuncian daños en sus recursos naturales.

Por: Daiana Magalí Martinez

El 1 de febrero de este año, cuando Shell presentó sus cifras anuales para el 2006, aparecieron en el diario británico The Guardian y en el holandés Volkskrant anuncios en los que se solicitaba a la multinacional anglo-holandesa Shell que invirtiera sus beneficios en reparar los daños sanitarios causados en los alrededores de sus plantas.

Los anuncios están firmados y financiados por 6.700 personas de 111 países diferentes a través de la página web creada para la ocasión www.shelladvert.org. En esta página se publicaron opiniones de distintas asociaciones u organizaciones que hacen hincapié en las enfermedades causadas por la emisión de gases a la atmósfera (éstas pueden derivar en leucemia).

También se publicó un informe llamado “Use your profit to clean up your mess” (en www.foei.org/publications/pdfs/mdshellh.pdf) que está disponible únicamente en inglés donde las organizaciones defensoras del medio ambiente proponen distintas alternativas para que Shell financie campañas de reconstrucción de daños causados en el suelo y agua de nueve comunidades afectadas en todo el mundo.

Según el informe, Shell tendría que atender las preocupaciones de la población local y refinar el gas en el océano y no en tierra; además de que se calcula que estos proyectos podrían costarle a la empresa aproximadamente 736 millones de dólares.

Con respecto a la comunidad local, ésta presenta problemas de salud debido a la contaminación del aire, y un miembro de la Asociación para el Desarrollo del Poder Comunitario, Hilton Kelly, sostuvo que “Shell es parecido a un pulpo grande. Sus tentáculos se extienden a todas las compañías de nuestra sociedad. Cuando alguien dice algo que no le gusta a Shell, muchas personas se sienten intimidados y temen perder su trabajo. Por lo tanto se callan.”

Zona por Zona.

Las zonas dañadas son lugares específicos de países que comparten las consecuencias de la contaminación como Nigeria (quema de gases), Rusia (ballenas y salmón en peligro de extinción), Sudáfrica (fuga en oleoductos y accidentes), Curazao (residuos químicos de una antigua refinería petrolera), Brasil (pesticidas y contaminación petrolera), Estados Unidos (emisión de sustancias tóxicas y de refinerías petroleras), Filipinas (depósito de petróleo contaminado), Irlanda (refinería y oleoductos en zona vulnerable) y Barbados (fuga en oleoductos).

Para ser más específicos es necesario resaltar que en Nigeria, un país devastado por los impactos que genera la extracción de petróleo, Shell debería, según el informe publicado, empezar por detener de forma inmediata la quema ilegal de gas, que supone un costo estimado de 1.55 mil millones de dólares.

En el caso de la Isla de Sakhalin, Rusia, un consorcio de Shell está construyendo una polémica plataforma petrolera y un oleoducto que amenazan poblaciones de ballenas en grave peligro de extinción, además del resto de fauna silvestre, los hábitat y la industria pesquera local, por lo que el coste inicial de reparar el daño ambiental ha sido estimado en 376 millones de dólares.

Las comunidades locales de Durban, Sudáfrica, solicitaron a Shell reemplazar la refinería y los oleoductos antiguos, lo que representaría un coste aproximado de 6 mil millones de dólares.

Y en Irlanda, Shell construye actualmente una polémica refinería de gas junto a la costa, y un oleoducto de gas de alta presión sobre un área inestable (turbera), y la línea costera protegida.

Entonces la contaminación se produce cuando según el informe las “obsoletas” infraestructuras de Shell en distintas regiones existentes producen accidentes y fugas de forma regular, por lo tanto, reclaman a Shell la inversión de una parte de sus beneficios del 2006 para solucionar los problemas que causa la compañía, como así también clarifican que la petrolera es sensible a la presión social.

Los organismos ambientalistas subrayan el abuso de poder y los efectos invernadero entre las consecuencias de la contaminación petrolífera, por eso, en las página web www.shelladvert.org, se puede ver la película “Shell el pulpo” del 28 de junio de 2005 donde los representantes de comunidades locales que todavía sufren los daños medioambientales hablaron con el directivo Jeroen van der Veer sobre sus responsabilidades, mientras se celebraba la junta general de accionistas de Shell.

 

Con la presente bandera que publican en su sitio web los organismos de defensa de los recursos ambientales suman adeptos a la causa; la intención de 4 semanas es transmitir la información (y llamar la atención) sobre las diferentes causas que derivan en los mismos problemas ambientales y sanitarios a los que, desgraciadamente, los habitantes de diferentes partes del mundo, incluso Argentina, se han acostumbrado.

Sin embargo, existen proyectos e iniciativas que apuntan a prevenir los daños ambientales, y en última instancia, a reconstruir las zonas afectadas drásticamente por la emisión de gases a la atmósfera y el suelo; aunque una vez más el llamado de atención es dirigido a los gobiernos de cada país.

http://www.4semanas.com.ar/13032007/denunciashell.htm

 

Share on Facebook

Posted in (3) Novedades/News. Tagged with , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Some HTML is OK

(required)

(required, but never shared)

or, reply to this post via trackback.