Skip to content


Los derechos humanos y la empresa SHELL CAPSA en Argentina

 

 

Ing. Juan J. Aranguren

Presidente

Shell Compañía Argentina de Petróleo SA

CC: ACUMAR

Buenos Aires, 3 de Octubre de 2008

Estimado Sr. Ing. Juan José Aranguren

Me dirijo a Usted en respuesta a su carta del pasado 17 de Septiembre.

Con respecto a las “inexactitudes”, “falsedades”, “medias verdades” o “manipulación de la verdad”, palabras con las que Usted califica la información difundida por la Organización que represento, así como a la referencia a la “información de primera fuente” a la que teóricamente tendría acceso por mi relación personal con la Secretaria de Ambiente de la Nación (SAyDS), quiero aclarar que todos y cada uno de los hechos difundidos en nuestro comunicado, surgen de la investigación de notas periodísticas y de documentos que ya están circulando públicamente.

La inspección y clausura de Shell Capsa por la SAyDS, y los pormenores de la negociación de Shell y la SAyDS para el levantamiento de la clausura, han sido ampliamente cubiertos por los medios de comunicación locales, nacionales, e internacionales.

Entre otras, podemos citar las siguientes fuentes:

“La petrolera Shell presentará hoy una propuesta integral de ‘saneamiento para toda la zona’ afectada por la producción de su refinería de Dock Sud, una medida que le permitiría al Gobierno levantar entre mañana próximo la clausura dispuesta sobre la planta bonaerense.” La Prensa, 10-09-07. Página 7. También en:

http://www.adnmundo.com/contenidos/energia/shell_argentina_desabastecimiento_saneamiento_refineria_e100907.html

“La Secretaría de Ambiente levantó poco después de este mediodía la clausura sobre la refinería de la empresa Shell en la zona de Dock Sud, … que había sido ordenada la semana pasada en base a deficiencias en el manejo ambiental de la compañía. Para conseguir la reapertura, Shell había presentado ayer un plan de saneamiento de zonas contaminadas y un plan de inversiones por 60 millones de dólares.” Clarín, 11-09-07

(http://www.clarin.com/diario/2007/09/11/um/m-01497133.htm)

“El gobierno levantó ayer al mediodía la clausura sobre la refinería de Dock Sud de Shell, luego de que la empresa presentó un plan de saneamiento e inversiones para mejoras ambientales.” Ámbito Financiero, 12-09-07, Página 7.

Más aún, Usted mismo reconoció públicamente que su empresa podía comprometer el medio ambiente y también reconoció no tener los permisos obligatorios requeridos por la Autoridad, lo cito textualmente:

“Nosotros la semana pasada tuvimos una clausura a la refinería porque podía comprometer el medio ambiente.

… El motivo de la clausura era que los permisos que nos solicitaban no los teníamos… ”. Desgravación del Programa PUNTO DE VISTA, Radio del Plata, 12/09/07, 8:10 horas.

A estos extractos podemos agregar una larga lista de recortes de diarios, recopilaciones de grabaciones radiales y televisivas en donde podrá constatar la información que incluimos en nuestros reportes de prensa, así como la denuncia presentada ante los Puntos de Contacto Nacionales de Argentina y Holanda, por parte de las organizaciones FOCO y Amigos de la Tierra. Seguramente, sus representantes de comunicaciones ya cuentan con dichos artículos.

2

Con relación al “conflicto de interés” al que alude respecto de mi persona o de la institución que represento, con la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (SAyDS), me remito al objeto fundacional de CEDHA que surge de los Estatutos que constituye la fundación:

“la protección del medio ambiente … [y] la necesidad imperiosa de vincular el derecho ambiental y el derecho de los derechoshumanos con el fin de desarrollar y fortalecer herramientas de protección y promoción de los derechos ambientales y de los derechos humanos. … incrementar el nivel de conciencia de los vínculos existentes entre degradación ambiental y abuso de los derechos humanos, … facilitar el acceso a recursos que proporcionen herramientas para defender y promover el vínculo entre medio ambiente y derechos humanos, en el ámbito local, nacional, regional, e internacional.”

La comunicación de CEDHA de fecha 10 de Septiembre, no hace más que cumplir y reafirmar su objeto fundacional que, en este caso, consiste en proteger a las personas afectadas directamente por las acciones de Shell Capsa, en violación de la normativa ambiental vigente a nivel provincial, nacional e internacional.

Siendo CEDHA una organización legítimamente constituida y dedicada a proteger a personas afectadas por la degradación del ambiente, no consideramos que exista “conflicto de interés” alguno en informar y opinar sobre un caso de contaminación ambiental, en conocimiento de antecedentes públicos.

Adicionalmente Sr. Aranguren, CEDHA y Yo personalmente coincidimos con Usted en algo, en la importancia de la defensa de los derechos de expresión y opinión, así como en el derecho de acceso a la información ambiental, todos ellos ampliamente amparados por nuestra Constitución Nacional y las leyes que reglamentan su ejercicio.

En ese sentido me permito abundar en consideraciones acerca del carácter de la documentación del Estado respecto de la inspección y clausura de Shell Capsa, que es de carácter público según lo establece la ley 25.831, que en su artículo 4 establece como sujeto obligado a brindar información sobre el estado del ambiente a las autoridades competentes de los organismos públicos, y además en su artículo 3 establece que dicha información será libre ygratuita para toda persona física o jurídica, sin necesidad de acreditar razones ni interés determinado.

Es decir, Sr. Aranguren, el Expediente de la SAyDS relativo a la clausura de su empresa, es accesible para cualquier ciudadano u organización que la requiera y además, una vez consultado el expediente, quien haya obtenido la información que contiene, puede divulgarla libremente. De tal manera que cualquiera, sin necesidad de relación personal alguna, puede conocer su contenido. Es decir, no hace falta tener “acceso a información de primera fuente” ni siquiera es necesario haber “solicitado acceso a la información” para conocer la información que se encuentra disponible en diversas fuentes accesibles por Internet y por otros medios de acceso público.

Este es el gran poder de la información y de la libertad de expresión y opinión que ambos defendemos!! Y si esto despierta opiniones críticas de los afectados, de las organizaciones de defensa del ambiente y de los derechos humanos, de los argentinos o de los extranjeros, o de cualquier otro medio o interesado en el caso Shell Capsa, tendrá Usted que soportarlas, y quizás, y más importante, cambiar la forma en que Shell Capsa opera en nuestro país a fin de que no genere el repudio público y oficial que está generando actual e históricamente.

En cuanto a la denuncia interpuesta por las organizaciones FOCO y Amigos de la Tierra Argentina, esta se encuentra fundamentada en las constataciones efectuadas por la SAyDS, información que como denunciantes, obtuvieron por los mecanismos institucionales correspondientes. La denuncia no hace más que reconfirmar la terrible situación de los habitantes de Villa Inflamable y las zonas aledañas a su empresa en Dock Sud. Ante semejante situación, es una responsabilidad no solo de CEDHA, sino de todo habitante de nuestro país, dar noticia de ello no solo a las autoridades sino a la sociedad en general, de la manera más amplia y fidedigna posible.

La situación de Shell en Dock Sud no es muy diferente a su situación en otros países donde opera o ha operado, donde también ha causado severos problemas ambientales y sociales. Parafraseando las palabras del fiscal Holandés, Koopmans, “Shell actúa como un criminal de carrera” y “surge un aspecto de una empresa algo amateur que no sabe realmente lo que hace”.

Afortunadamente, ahora la sociedad argentina y el público afectado por Shell Capsa cuentan con una verdadera acción de autoridad por parte del estado a través de la SAyDS, que pone en evidencia la irresponsabilidad con la cual se maneja su empresa. Es una buena noticia para todos los habitantes de nuestro país, saber que la tradición del control de cumplimiento de la normativa ambiental está cambiando, que quienes violen las normas no podrán seguir operando al margen de la ley y que, finalmente se abren canales de acceso a la justicia para las víctimas, donde los violadores de la ley y de los derechos humanos, deberán rendir cuentas.

Así que permítame sugerirle que, en vez de criticar a las organizaciones que obran por la protección del bien común, del cuidado del ambiente y la defensa de los derechos humanos, que accionan legítimamente en perfecto acuerdo con su mandato y objetivos fundacionales y a favor de la protección de las tantas víctimas históricas y presentes en Dock Sud por las acciones irresponsables e ilegales de empresas como Shell Capsa, se preocupen por sanear la cuenca de acuerdo con al Plan presentado, sea este por US$60 u 80 millones, cuando Usted capituló ante la clausura.

También sería bueno que Shell abandone la práctica de maquillar su irresponsabilidad con vistosos programas de RSE y que obre en positivo para reparar las afecciones en la salud que padece la comunidad de Villa Inflamable y quienes viven en instalaciones informales y precarias y en condiciones infrahumanas, en las inmediaciones de las instalaciones modernas y multi-millonarias de Shell Capsa.

Respecto a la inexactitud numérica de nuestro comunicado (que también se ha reflejado en distintos reportes de prensa), ciertamente ante los graves problemas de contaminación que padecen las personas de Villa Inflamable y sus alrededores, considerando que muchos de ellos padecen enfermedades terminales o han perdido hijos por enfermedades relacionadas con la contaminación, o sufrido abortos indeseados, la diferencia de informar que Shell invertirá 80 en vez de 60 millones en mejoras ambientales, es una irrelevancia contable (que incluso favorece a Shell), que poco importa al final del día.

Por todo lo dicho confirmo la postura institucional de CEDHA: Shell capituló ante lo indefendible. Usted mismo reconoce en programas radiales que tenían un problema ambiental y que carecían de los permisos necesarios para operar. No hay nada más que decir al respecto. Cuando se les acumulan los barcos en la costa sin poder entrar a puerto de una empresa clausurada, y cuando las acciones legales infructuosas de sus abogados confunden el significado de “fuerza mayor”, en intentos infructuosos de culpar al gobierno por perseguirlos cuando no hacía más que insistir que Shell cumpliera con la ley, y cuando las estaciones de servicio de su bandera se le dan vuelta entendiendo perfectamente que el incumplimiento de la normativa no es fuerza mayor sino que es un problema interno a la compañía de Shell, y cuando ustedes evidentemente encuentran que todas las salidas legales están perdidas ante la clausura justificada, lo podemos llamar como usted quiera, pero me parece que la palabra “capitulación” es más que apropiada.

Respecto a su “derecho de réplica” le comunico que su atenta misiva se encuentra publicada en nuestra página web desde el momento que la leí. Sería bueno que nos mandara una traducción al inglés, así podemos difundir también su réplica a nivel internacional. Considero que a fin de brindar amplia información en un marco transparencia para la sociedad, también deberíamos publicar la Resolución de clausura de la SAyDS. De esa manera Sr. Ing. Juan José Aranguren, Shell Capsa podría dar respuesta punto por punto al público argentino, a los medios locales, a las ONGs, a los residentes de Villa Inflamable y al mundo que ya es conocedor de su caso, sobre cada una de las violaciones que se registraron mediante la inspección, y que cualquier individuo pueda evaluar por si mismo los diversos puntos de la auditoria y las respuestas de Shell a cada uno de ellos.

Seguramente, si está en lo cierto respecto a su negación de los hechos que son bastante contundentes, la Justicia fallará en su favor cuando traten las acciones judiciales que Shell Capsa ha interpuesto. Sin embargo, le soy sincero, no creo que ocurra, ya que tengo la convicción de que se hará justicia para los residentes de Dock Sud y de Villa Inflamable.

Sin más lo saluda atentamente,

Jorge Daniel Taillant

Presidente

Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA)

jdtaillant@cedha.org.ar

www.cedha.org.ar

 

 

 

Share on Facebook

Posted in (3) Novedades/News. Tagged with , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Some HTML is OK

(required)

(required, but never shared)

or, reply to this post via trackback.