Skip to content


Denuncian a Shell por contaminación ambiental, por Instituto Tecnológico del Fuego

Denuncian a Shell por el desastre ecológico en Magdalena

A siete años del choque de un barco de la petrolera contra otra embarcación frente a la costa de esa ciudad bonaerense, que provocó un derrame de cinco mil metros cúbicos de petróleo y graves daños al ecosistema, los damnificados buscan justicia. “El accidente pudo haberse evitado”, admitió el capitán del buque.

A siete años del choque de un barco de la empresa Shell contra otra embarcación frente a las costas de Magdalena, lo que generó el derrame de 5.100 metros cúbicos de petróleo, los principales involucrados en el hecho coinciden en culpar a la compañía por falta de previsión para evitar el accidente y por no haberse hecho cargo de sus consecuencias.

El 15 de enero de 1999, a las dos y media de la tarde, chocaron a la altura del kilómetro 93 del canal intermedio del Río de la Plata el barco de bandera liberiana “Sea Paraná” y el “Estrella Pampeana”, un buque de Shell que transportaba 37 mil metros cúbicos de petróleo.

El caso se reavivó en las últimas horas por el testimonio de Jesús Aguirre, el capitán del barco de Shell, quien le contó a Télam que “cuando ocurre la colisión, en forma inmediata no pudimos comunicarnos con la empresa por los medios habituales. Incluso teníamos una línea de emergencia en la cual no respondía nadie”.

“Cuando logramos hablar, no recibimos las instrucciones que necesitábamos. La empresa se comunicó con su centro de siniestros, en Londres, pero tampoco tuvimos respuestas acerca de cómo proceder”, sostuvo Aguirre.

El capitán del buque accidentado contó que “después se comunicó conmigo una persona de Shell que era secretaria, del área administrativa, y que no estaba entrenada en situaciones de crisis”.

“En ese momento opté por hacerme cargo de la situación, que consistió en mover la carga dentro del buque para minimizar el daño ecológico, ya que tenía a bordo 37 mil metros cúbicos y se derramaron 5 mil metros, además de evitar un incendio”, graficó el capitán del “Estrella Pampeana”.

Además, Aguirre consideró que “el accidente podría haberse evitado”, al explicar que “la estiva, es decir la distribución de la carga a bordo, era insegura, y había una irresponsable distribución de los tanques”.

El capitán también denunció una falta de previsión de la empresa al afirmar que “no se habían hecho simulacros ante eventuales derrames con los equipos que operaban en la zona”.

El abogado de Aguirre, Eduardo Valdez, le comentó a Télam que “hemos llevado el caso ante el Tribunal Marítimo de Navegación y llama la atención que nunca nos han citado. Nuestro objetivo es que conozcan su testimonio”.

Se trata de un recurso administrativo que corre en paralelo con las diversas causas judiciales que se plantearon contra Shell a raíz de este episodio.

El abogado del capitán del barco siniestrado explicó que “considerando que mi defendido tuvo una enfermedad importante, es nuestro interés que brinde su testimonio a la mayor brevedad”.

El derrame generó múltiples consecuencias en Magdalena: muchos vecinos denunciaron a la empresa por los daños en su salud e incluso hay algunos casos de personas que habrían fallecido a raíz de la contaminación.

Mirta Oliver, patrocinante de 522 vecinos de Magdalena afectados por el derrame, le dijo a Télam que “hubo un juicio que hizo la municipalidad y también reclamaron los vecinos. Estuvo paralizado en La Plata muchos años mientras se discutía una cuestión de competencia. No sólo se pide indemnización de dinero sino que Shell arregle el impacto en el medio ambiente”.

La demanda de los vecinos llegó a la Corte Suprema, que determinó que tenía que intervenir el Juzgado Federal en lo Civil y Comercial número 3 de Capital Federal, que ya dispuso pericias para establecer si el agua de la zona está contaminada a raíz del derrame.

También se ordenaron pericias sobre algunas personas fallecidas, para determinar si murieron por contaminación por hidrocarburo.

La doctora Oliver remarcó que “Shell usó a 20 menores de la zona para la limpieza de la costa luego de ocurrido el accidente. Puedo mencionar el caso de Anabel Torres, una chica que tenía 32 años y rescato aves con sus manos sin ningún elemento de protección. Falleció y dejó a un hijo”.

Fernando Carballo, intendente de Magdalena, pidió que “la justicia se ponga los pantalones largos. Hace siete años que la causa está sin resolverse. Ahora está en la Corte Suprema y esperemos que finalmente haya una resolución favorable”.

El jefe comunal explicó que “los daños son muchísimos. Mucha gente no quiere venir a Magdalena porque se dice que el agua está contaminada y las costas también”.

Carballo apuntó contra la empresa Shell al asegurar que “son responsables como el primer día por todas las consecuencias de la contaminación. Como intendente me pregunto qué hubiera pasado si el derrame hubiera ocurrido frente a Capital Federal”.

Por su parte Oscar Sibetti, quien era intendente de Magdalena cuando ocurrió el derrame, le relató a Télam que “aquí hubo una mano negra. Sacaron todas las actuaciones judiciales de La Plata y las llevaron a Capital Federal”

Sibetti indicó que “cuando ellos tratan de levantar el petróleo derramado, un día aparece un funcionario de Shell pidiéndome que firmara un documento donde decía que la playa ya estaba totalmente limpia, a lo que me negué terminantemente

www.telam.com.ar 14/10/06

http://www.itfuego.com/notas%20medio/shell_magda.htm

 

 

Share on Facebook

Posted in (3) Novedades/News. Tagged with , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

0 Responses

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Some HTML is OK

(required)

(required, but never shared)

or, reply to this post via trackback.