Skip to content


La historia de Magdalena (Argentina) y la contaminación ambiental del petróleo de Shell

Se cumplen el 15 de enero de 2009, diez años del mayor derrame de petróleo sobre agua dulce de la historia mundial, ocurrido sobre las costas de esta ciudad bonaerense el 15 de enero de 1.999. Se calcula que unos 5 millones 300 mil litros de hidrocarburos fueron derramados sobre el Río de la Plata tras el choque de los barcos Sea Paraná y Estrella Pampeana, de la petrolera Shell, sobre 30 kilómetros de costa bonaerense.

La rotura de los equipos de navegación de uno de los barcos, la ausencia de un doble casco para evitar el vertido del crudo, la falta de equipos para recuperarlo en mar abierto, los trabajos insuficientes realizados en la costa, fueron factores que convergieron para que se produjera el desastre ambiental.

El choque de los barcos se produjo el 15 de enero, pero el petróleo enlutó la costa de Magdalena dos días después.

Si bien son pocas las certezas sobre la causa del accidente, muchas cuestiones parecen haber confluido para que se produjera, al menos con la magnitud que tuvo.

Según se presenta la información que puede obtenerse de las varias causas iniciadas en fueros de la Justicia Federal de La Plata y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el choque se produjo debido a que el porta containers Sea Paraná sufrió un “black – out”, es decir que quedó a la deriva por la rotura de los generadores, que quedaron fuera de servicio.

De esta manera, el barco queda “al garete”, es decir, sin rumbo, porque dejan de funcionar el equipo de navegación, el timón e incluso los radares y las luces que advierten sobre su posición. La mayoría de los elementos que permiten la náutica del barco tienen componentes eléctricos, por lo que su navegación es imposible con la rotura de los generadores, algo que, según especialistas consultados, es mucho más común de lo que puede pensarse y, en cada caso, hay que analizar las razones por las que se produce este tipo de accidente, que generalmente se ocurre por falta de mantenimiento.

Fue así que los barcos chocaron al encontrarse en el kilómetro 93 del Canal de Acceso del Río de la Plata. A 4 horas de ocurrida la colisión, la mancha de hidrocarburo ya podía verse, enorme, a través de fotos satelitales.

El 17, el petróleo llegó a las costas de Magdalena, extendiéndose hasta Berisso en un frente de aproximadamente 30 kilómetros de costa. El hidrocarburo ingresó particularmente en la zona de arroyos y humedales, hasta dos kilómetros tierra adentro, donde todavía subsisten balnearios municipales de uso recreativo y turístico, comercios y poblaciones, así como el Parque Costero del Sur, una reserva de biosfera, declarada como tal internacionalmente por MAB/ UNESCO (Man and biosphere-hombre y biosfera- de la UNESCO), por la importancia ecológica de su flora y fauna autóctona, representativa del ecosistema natural existente en la ribera del Río de La Plata.

El buque tanque Sea Parana, de la empresa Shell, estaba en servicio desde 1981, por lo que tendría vida útil para el transporte de hidrocarburos sólo hasta 1991. Además, no contaba con casco doble, lo que es aconsejable para el tipo de carga que llevaba y requisito casi siempre exigido internacionalmente, al menos en el Mercado Común Europeo, por citar un ejemplo.

Otros de los datos es que llevaba bandera Liberiana, es decir, lo que se llama una “bandera de conveniencia”. Al parecer, los buques que operan con esta modalidad suelen beneficiarse con menores exigencias que las necesarias en el país en donde funcionan sus casas matrices; en el caso de Shell, en Holanda.

Según los especialistas, las diferencias tienen estricta relación con los controles sobre los estados de navegabilidad y operatividad, las leyes laborales, las cargas impositivas y en algunos casos habría menores exigencias para verificar el nivel de idoneidad de las tripulaciones extranjeras que tramitan las habilitaciones profesionales.

Las Comunas de Magdalena y Berisso iniciaron juicios por los daños y los vecinos lo hicieron por su cuenta. En la causa más importante, que aún no fue notificada a la empresa Shell y reúne al 5 por ciento de los vecinos de un pueblo, se solicitan mil millones de pesos para reparar los daños a la salud, a la economía y al medio ambiente. Todos estos reclamos presentados ante la Justicia Federal estuvieron paralizados desde el año 2001 hasta mediados del año 2006, por orden del juez interviniente Julio César Miralles a cargo del Juzgado Federal N* 4 de La Plata, Secretaría N* 11 del Dr. Gustavo del Blanco.

 Por disposición de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, pasó a ser Juez competente  el Dr. Roberto Raul Torti, Juzgado Civil Federal N* 3 de Capital Federal, Secretaría de la Dra. Lilia Hebe Gomez Número 5. Ello se concretó en la práctica a fines del año 2006.

Share on Facebook

Posted in (3) Novedades/News. Tagged with , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

One Response

Stay in touch with the conversation, subscribe to the RSS feed for comments on this post.

Continuing the Discussion

  1. Snappoint8 linked to this post on Julio 21, 2012

    Wordlist8…

    Wonderful blog post, saw on…

Some HTML is OK

(required)

(required, but never shared)

or, reply to this post via trackback.